Cavilando un poco más sobre el tema mencionado en el anterior artículo (pongo el enlace aunque no haga falta, ya que bajando un poco el scroll lo veis. Claro, que desde el enlace vais directamente al artículo con sus comentarios, en ese caso, si vale el enlace. La pregunta es: ¿por qué estoy escribiendo lo que pienso?... ¿os he comentado que se me va?), podríamos hacer una quedada para jugar al esconcite.

Ese gran juego, en el que el último en decir "no la quedo", la queda, contando cien en voz alta y sin mirar mientras los demás se esconden; en el que también valen los cascarones de huevo, aquellos que corren y se esconden sin motivo, ya que nunca la pueden quedar, pero se lo pasan igual de bien.

Puede ser una muy buna tarde, ¿qué creeis?